Gatos

IMG_20180721_215056

El jueves por la noche estuvimos algunos compañeros de alemán y yo de fiesta. De momento no tenemos nada que celebrar, pues el examen final es la semana que viene, pero lo pasamos bien. Bueno, un motivo para el brindis fue habernos conocido. Somos una clase muy heterogénea -¿qué persona sin, como mínimo, una tara, se apuntaría a un curso intensivo de alemán en el mes más caluroso del año?-, y divertida. Al principio de la velada me senté junto a un venezolano, ingeniero que salió del armario después de estar casado durante cinco años con una mujer. Nos contó que le ayudó un coach personal, gracias al cual cambió su forma de ver la vida. Aunque el tema del coaching lo desconozco, en algunos casos quizá pueda tratarse de intrusismo con respecto a los psicólogos colegiados-. Salvo un par de disparates, lo que compartió con nosotros tenía bastante interés. Yo le conté lo mío y me aconsejó que cambiara el punto de vista. Efectivamente, le conté el relato centrándome en X y no en mí. “Aunque te comprendo, los heteros sois más cerrados. En nuestro caso, si nos falta algo, recurrimos a otras personas, y la pareja no solo no se enfada sino que nos anima a ello”. “Bueno, yo conozco a un matrimonio que hace intercambio de parejas”, añade una compañera. “Pero lo mío no ha sido por un problema de ese tipo”, me defiendo, “la cuestión de fondo es que (…)”. “Bella, ahora necesitas tiempo para ti misma. Olvídate de los hombres”, zanja. Seguimos bebiendo. Me cuesta recordar con nitidez las conversaciones que entablamos a partir de las once y media. Fue una gran noche, pese al dolor de cabeza de la mañana siguiente –mereció la pena-.

IMG_20180721_194856

He venido a PM a pasar el fin de semana. Esta tarde he salido al campo y, en el camino, me he encontrado con un gato. Como es bien sabido, los gatos son unos animales difíciles, de trato completamente distinto al que se cultiva con un perro. He visto al de la foto y me he detenido; nos hemos mirado y ha comenzado a acercarse. ¿Sería un gato salvaje? Aunque cada vez menos, en los gatos no es extraño que las mascotas permanezcan horas sueltas en la calle. Se ha tumbado, moviendo la cabeza remolona; también las patas con cierta coquetería. Supongo que su posición favorecía –y pedía- que lo acariciara. Al poco han llegado unas muchachas y, con una mirada, nos hemos despedido.

__

No sé si la fecha se eligió perversamente a propósito para que coincidiera con el Congreso del PP y por ende se fagocitara toda la atención mediática, pero hoy Page ha sido ratificado –sin primarias- para presentarse a las municipales y autonómicas como candidato del PSOE a la Junta de CLM. Una de las escenas más sorprendentes ha tenido lugar en la intervención de Adriana Lastra: la mano derecha de Sánchez ha expresado que siente cariño hacia Page y le ha felicitado por su gestión. No sé si se acuerda de que Page fue uno de los integrantes del grupo que quiso dinamitar a Sánchez. No tiene oposición, ni en las Cortes ni en su propio partido regional. ¿De verdad el Comité Ejecutivo Nacional está de acuerdo en que él siga siendo el candidato? Francamente, lo dudo mucho, pero imagino que lo supondrán la carta menos mala para jugar en tan poco tiempo.

Trenes

Rain_Steam_and_Speed_the_Great_Western_Railway

“Lluvia, vapor y velocidad”, Turner

Esta mañana me he despertado con el anhelo de vivir en un lugar remoto, sin Wi-Fi que tire por la borda la distancia, con un nombre distinto y otra profesión. Solo durante una semana, quizá hasta un mes, naturalmente. Algo parecido haré a finales de agosto, pero a ese viaje me tendré que llevar el móvil y el DNI. Sin embargo, el lunes por la noche me percibía a mí misma como otra. Releí, mientras me tomaba un refrescante tinto de verano, algunos mensajes con X, conversaciones en whatsapps y correos electrónicos, hoy confeti mojado y sucio, y mis cejas se elevaban al no reconocerme en aquellas palabras, en ese estado. ¿Era yo? ¿Era X el que me contestaba? Desde el domingo, se me antoja alguien distinto, incapaz de comportarse como la persona que enviaba esos textos. Se nota la ausencia, claro, sobre todo por las mañanas y por las noches, pero no siento un dolor en el pecho propio de las grandes historias de amor –dicen-.

En esta vida sucede que tienes el billete de tren, con un asiento confortable, pero por unas razones u otras llegas tarde y, cuando alcanzas la vía, se pone en marcha y se va. Pero aún es por la mañana, y llegarán más trenes. ¿Será mejor? No lo sé, pero será el que te llevará a tu destino. Solo queda mantenerse a la espera.

¿Y si no hay ningún destino?

Despedidas

There is regret. Always, there is regret.
But is better that our lives unloose,
as two tall ships, wind-mastered, we with light,
break from an estuary with their courses set,
and waving part, and waving drop from sight.

“The north ship”, Philip Larkin

Una mañana te despiertas en los brazos de alguien a quien crees amar y por la noche os despedís para siempre. ¿Lo llegué a amar? Yo creo que no, pero sí que estaba ilusionada, hacía malabares en la agenda para que pasásemos tiempo juntos y me encontraba muy bien a su lado. No estoy ni siquiera triste. Cuando descubres que te han engañado, la sensación se acomoda a medio camino entre el despecho y el arrepentimiento por haber confiado en esa persona. Ha sabido mentir estupendamente. No voy a escribir frases tipo “nunca confiaré en nadie más”, “todos los hombres son iguales”, etc. De momento no me apetece conocer a otro chico, pero no sería justo encarrilar axiomas.

Anoche me enfadó que, encima, se hiciese la víctima. ¿Quería dar pena? Naturalmente, sabía que tenía la culpa y se comportó de esa manera para mitigarla. Hacerse la víctima es el arma de los manipuladores.

En fin, ha sido decepcionante. No arregla nada arrepentirme de haber salido con él, al contrario. Supongo que en poco tiempo sacaré esta astilla. No sé si quedará cicatriz.

Los profetas del bien

susana-y-los-viejos-de-rembrandt

“Susana y los viejos”, Rembrandt

Con cierta frecuencia se topa uno con los profetas del bien. Se trata de individuos que, cuando te ocurre algo, te dicen: tenías que haber…, te ha pasado por…, si hubieras… La mayoría te conoce superficialmente, pero ellos se apropian la legitimidad de valorar tu situación, considerando, naturalmente, que su opinión es la única correcta. Es muy fácil tomar decisiones cuando conoces el futuro, pero como sucede que, vaya, el mundo no funciona así. Y por eso nos equivocamos (errare humanum est, sed perseverare diabolicum, etc.). Qué le vamos a hacer. Rindamos cuentas a nuestra conciencia (ya es bastante), y no a los mercaderes del consejo plúmbeo.

__

Esta mañana he visitado un Decathlon, parque temático de la posmodernidad. Ha desbancado a la Warner, al Parque de Atracciones de Madrid, a Faunia, etc. Las familias acuden los domingos para que los niños jueguen, chillen y correteen. De momento, la entrada es gratuita y no hay que pagar por subirse a una máquina de correr. El Decathlon, pese a su origen francés, es uno de los principales motores de difusión de anglicismos –anglicanismos, diría nuestra vicepresidenta-, pero no solo. Un anglicismo es una palabra que se intercala en el discurso, pero lo que sucede en Decathlon es que los tickets y la descripción del producto están en inglés. Es más preocupante el anglicismo, desde luego, porque puede ensucia un idioma si en él existe el mismo término. Nos contaba el otro día mi profesor de alemán que en Alemania no existe una Real Academia ni ninguna institución equivalente a la RAE. Una de las consecuencias ha sido la variedad de plurales del alemán, fruto de no frenar ni regular la influencia de las lenguas de alrededor. Sin embargo, pese a que en España ejerce una función, las instituciones atraviesan una crisis de autoridad que, de continuar, provoque la irrelevancia de las mismas. Sería fatal para la lengua española, pero esta situación alcanza a tribunales de Justicia, a la Constitución, al Gobierno, en fin. Y lo peor es que hay quienes las integran y, desde dentro, fomentan el odio; son los caballos de Troya contra la democracia.

Sábado

IMG_20180502_210615 (1).jpg

 

Tal día como hoy, hace 89 años, nació José Corredor-Matheos en Alcázar de San Juan (Ciudad Real). ¡¡Feliz cumpleaños!! Qué suerte tenerte cerca y aprender de ti. “Se dice que un presente con una hermosa  voz es el bien más preciado” (Sin ruido, JCM).

__

Esta semana he comenzado a cambiar unos pocos hábitos y he iniciado otros. Ayer volví a hacer deporte, después de semanas sin salir. Fue gratificante. La cuestión de fondo es agradecer los pequeños cambios, por nimios que sean, y sentir sus beneficios físicos y mentales. Lo que ha dado un giro es la percepción del entorno y sus prioridades. ¿De verdad merece la pena gastar tantos minutos en preocuparse por un tema que se escapa de nuestro control? ¿Por qué molestarse en considerar el comportamiento de X persona, a la que no se debería dedicar ni un segundo? No obstante, también echo de menos tener cerca a otras. Ayer me llamó mi amiga ML. y estuvimos hablando durante casi dos horas. Me alegra haber recuperado el contacto. Por la noche, X y yo fuimos a ver Mother! –en verano, los Renoir ofrecen la posibilidad de ver las películas de más éxito del año—. Entiendo el objetivo del film –contar mediante una metáfora la “corrupción” del catolicismo y presentar una interpretación sui generis del origen-, pero me temo que no consigue lograrlo.

Seguir, eso es. No evadirse ni hacer como que no pasa nada: solo seguir.

Retos

dolor de españa lam

“Dolor de España”, Wifredo Lam

Ya hay diagnóstico. Sabía que algo no estaba bien y, efectivamente, no lo está. Salí de la consulta –nada que ver con la funcionaria de ayer-, sin embargo, contenta, porque se trató del primer paso de un camino por venir. Va a ser difícil, pero alienta saber que tiene solución –no inmediata, desde luego-. Es importante también ser consciente de que no estás sola y de que hay personas que te están dando la mano, apoyándote siempre. Mi madre me dijo anoche: “Lo vas a conseguir”. Voy a hacerlo, por mí y por mis seres queridos.