La vida ajena

IMG_20181127_184950

—¡Me tiene harta, y ya le he dicho que no se meta en mi vida ajena! —se quejaba una niña a su madre.

Me ha divertido mucho la expresión “la vida ajena” y he recordado esos versos de Juan Ramón Jiménez que dicen: “Yo no soy yo. Soy este que va a mi lado sin yo verlo, que, a veces, voy a ver, y que a veces olvido”. Esta semana me he olvidado de mí misma, pero tras este fin de semana de desconexión total he constatado, de nuevo, que efectivamente en ocasiones conviene dar un paso atrás para seguir avanzando.

__

Hay museos que son un museo en sí mismos, es decir, lugares como la Casa Benlliure o el Museo Sorolla en los que, más allá de las esculturas en el primer caso y de los cuadros en el segundo la curiosidad se revela en los muebles y en la decoración. Ayer estuve con mi buen amigo P. en el Museo Sorolla, situado en la antigua casa del pintor (Paseo General Martínez Campos). El jardín, con sus varias fuentes, es un espacio que en algún momento quizá fuera zen pero hoy es el escenario de instagramers, que acuden con sus novios o amigos a posar. Hay, entre otros muchos objetos, una foto del rey Alfonso XIII con autógrafo para Sorolla, en el que le dice que le interesará el contraste de luces. La última vez que acudí fue precisamente por estas fechas, con una amiga. En aquella ocasión me fijé más en los cuadros, pero, como decía al principio, es evidente que el continente de este museo confirma que es más que una pinacoteca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s