Cien millones

IMG_20181122_213217

Recibo —como todos los empadronados en Madrid— un sobre amarillo en el que se contiene una invitación a decidir en qué destinar 100 millones de euros del presupuesto municipal. “Si tienes una idea para el destino de esos 100 millones de euros, preséntala a través de…”. O sea, que quieren que los ciudadanos decidamos cómo gestionar una cifra de tal envergadura. ¿No están los políticos para eso? Entonces ¿cuál es su función? Sí, ya sé aquello de la polis democrática, pero un buen político debe ser quien lleve a cabo el diseño de un presupuesto y se afane por su óptima aplicación, de acuerdo a un programa con implicaciones ideológicas que el votante ya se encargará de elegir o no. El buen ciudadano será quien acuda a las urnas con una información contrastada y tomándose en serio la cita con la democracia. El zapatero, que fabrique los mejores zapatos; el profesor, que enseñe con interés y responsabilidad; y el político, por tanto, que se ocupe de lo suyo y se deje de cartas.

__

IMG_20181122_214439

Esta mañana en el tren he leído un rato y, en un momento, he podido captar en la pantalla del móvil la mujer que iba al lado unas letras de una canción –era uno de tantos vídeos de Youtube en el que va saliendo conforme suena–. How can anyone be so lonely, la primera vez que he mirado; there are moments when I think I’m going crazy, después. Ya no he querido asomarme más, por si acaso. A la vuelta, con el tren más concurrido, ha sido posible practicar una de mis mayores aficiones: escuchar conversaciones ajenas. Charlaban un hombre y una mujer sobre el Black Friday. “Le voy a comprar a mi sobrina unas películas clásicas que venden por 3€”. Un grupo de jóvenes estudiantes de Derecho criticaba a uno de sus profesores. “Fui a la biblioteca a por unos libros suyos para el trabajo final y vi que en el último tenía un capítulo que era, tal cual, otro libro de él más breve; solo había cambiado un par de epígrafes. ¡Así cualquiera es catedrático!”. En la cafetería del Archivo, al que he ido por la tarde, un hombre: “La función de los abuelos no es educar; la de los padres, sí”. En fin, frases todas ellas susceptibles de ser glosadas por extenso, pero por hoy me limitaré a decir ¡la vida! Buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s