Loterías

IMG_20181118_203105

Cada año, por estas fechas, se coloca en la entrada del CCHS una mesa dispuesta para vender lotería de una sucursal de Ciudad Lineal. Avisan por correo electrónico cuándo vendrán, pero no recuerdo haberlo leído, pues la mitad de los mensajes que recibo en la cuenta institucional son spam y muchos ni los abro. Un compañero me comentó que la mañana del jueves estarían vendiendo en una hora determinada. “¿Te animas a comprar? Si no llevas suelto, te lo compro y luego me lo das”. Otros años sí que he comprado, animada por la novedad. Pero este año he rehusado gastarme 20€ en una ilusión.  Con esa cifra, puedo comprarme un buen libro y me sobran unos euros para una merienda. 16€ costó Impresiones provinciales, volumen del que he disfrutado este fin de semana. Los buenos ratos que me ha hecho pasar, leyendo las reflexiones de Jiménez Lozano, sumados a la dedicación del trabajo gustoso, mi propia compañía y la de los seres queridos, son mi lotería preferida.

Anoche no me podía dormir porque terminé un texto y sentía que había algo que fallaba. Lo releía concienzudamente, pero no daba con el quid. Le he consultado a Md’s, que es quien más sabe del autor del que hablaba, y generosamente —como siempre— me ha asesorado. Excelentes correcciones, pertinentes y agudas, llegando a mostrar puntos ciegos para neófitos como yo. Todo a resultas de su bagaje y, particularmente, de su gentileza. Algunas personas se limitarían a esbozar unas vaguedades para quedar bien; otras, por el contrario, a esgrimir frases lapidarias —incluso, hirientes— para poner de manifiesto su superioridad intelectual. Cuando uno da a leer un texto inédito a alguien debe hacerlo porque confía en él/ella. Releyendo de nuevo mis líneas, e incorporadas las sugerencias de M, me he dado cuenta de que el problema de fondo residía en que no estaba convencida de lo que yo misma afirmaba. Ahora, sí.

__

Espero que os guste la nueva imagen. Se trata de una foto de los molinos de Consuegra. Estoy más familiarizada con los molinos de Campo de Criptana, Alcázar de San Juan y Mota del Cuervo, pero esa imagen me gusta por los colores, acordes con la estética del blog, y también porque al fondo se ve el pueblo, visión de un conjunto modesto de casas, con los límites muy definidos y que lindan con el campo manchego, a la que sí estoy más acostumbrada. Fotografía provincial —me ha gustado este término empleado por Jiménez Lozano, en lugar del manido y deliberadamente despectivo provinciano—, con la que seguimos adelante, casi —¡ya!– un año después de la inauguración.

Dos cajeros del Supercor, esta tarde:

— ¡Hoy espérame al salir, que siempre te vas corriendo!

— Hija, es que tengo un iPhone que cargar.

— ¡Y yo una familia que cuidar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s