No hay dragones

 

IMG_20180929_210212

Este azul y este verde. Afueras de El Toboso, 28/IX/2018

La esencia del diario oscila entre la exposición de los hechos cotidianos y la introspección solitaria, o sea, el reverso y el anverso de la vida. Lo primero resulta poco original, pero qué le vamos a hacer —en ese sentido, Larkin acertó, como siempre, cuando respondió a las acusaciones de repetitivo preguntando si quienes las vertían se dedicaban a cazar dragones los fines de semana—. Hablé de esto el jueves con MD’s, a propósito de su lectura gentil de Anáfora, y me relató una anécdota similar a la de la historia tras los tabiques vecinos. Escucharse a sí mismo, por el contrario, consiste en la exploración de nuestros sentimientos –eso que algunos llaman el yo—. Somos nuestra mejor compañía y, el tiempo, nuestro aliado.

El aislamiento fértil y elegido,

la soledad sin drama: constatación serena

de un espacio ante el mar sin compañía,

de una ascesis que imponen las ausencias

y que crece hacia adentro

como crece la paz en la renuncia.

Vicente Gallego (versos de “Octubre, 11”).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s