Testigo de cargo

IMG_20180927_184619

En torno al diario íntimo, de Henri Frédérich Amiel, es el libro que fui a recoger el lunes. Su lectura es apasionante, aunque paradójicamente no suceda nada: Amiel llevó una vida insípida, sin más divertimento que el cultivo del mundo interior. Las anotaciones cotidianas versan sobre su individualidad y la parte etérea de la vida. Este volumen consiste en una antología de entradas y por ello es ideal para catar por primera vez a Amiel, maestro del género.

13 de mayo de 1847

Falsedad del diario íntimo. No dice toda la verdad; refleja los desánimos, desfallecimientos, repugnancias, debilidades, más que los momentos de felicidad, de vida elevada, de contemplación. Es confidente del sufrimiento y no de la felicidad, testigo de cargo, no de descargo.

2 pensamientos en “Testigo de cargo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s