Piedras

wluntitled1940

“El regreso de un desconocido”, Wifredo Lam

Duele porque no hay vuelta atrás y porque la decisión es para siempre —vas a intentar que sea para siempre—. Las personas no cambian, por mucho que nos intentemos convencer de ello. ¿Cambiamos nosotros? Mirarnos en diferentes espejos ayuda a mantener la posibilidad. Pero siempre tropezamos en la misma piedra, y no vale culpar a la piedra, que me ha tenido que atizar en el corazón para descubrir que todo era una máscara. Me pongo por encima el manto de decepción y hago de esta frase mi bujía: el mundo también existe sin ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s