Martes

IMG_2783

current mood

Anoche soñé que olvidaba el pin del móvil. Una persona me preguntaba las dos primeras cifras y yo era incapaz de responder. “Solo tienes que poner los dos primeros números”, me decía. No me acordaba –esas cifras se memorizan como una unidad, y el ejercicio mnemotécnico decisivo es el movimiento de los dedos sobre el terminal, datáfono, etc.-. Horas después, escuché a una mujer gritar “¡Para, para!” en la calle, y a un hombre que le increpaba con unos sonidos que no logré descifrar –tal vez ni siquiera eran frases-. Me levanté enseguida, por si era necesario llamar a los cuerpos de seguridad, y me asomé por la ventana. La calle estaba desierta, apenas pasaba algún coche y las copas de los árboles se mecían levemente. Esperé unos minutos para ver si se repetía algún grito, pero no oí nada. Dudo acerca de si lo escuché o, en realidad, fue un espejismo onírico.

__

Casi le escribo a X. “No es buena idea”, me disuade mi amiga M. “¿Para qué?”. “Ahora siento que todo es más plano”. La confrontación con el presente gira en torno a la invocación de un fantasma.

__

Esta tarde-noche he salido a correr. Ahora mismo estoy agotada. ¿Ya se va notando la edad? Cenaré, me pondré una mascarilla de arcilla violeta y meditaré. Mañana tengo comida de despedida de vacaciones con mis compañeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s