Despedidas

There is regret. Always, there is regret.
But is better that our lives unloose,
as two tall ships, wind-mastered, we with light,
break from an estuary with their courses set,
and waving part, and waving drop from sight.

“The north ship”, Philip Larkin

Una mañana te despiertas en los brazos de alguien a quien crees amar y por la noche os despedís para siempre. ¿Lo llegué a amar? Yo creo que no, pero sí que estaba ilusionada, hacía malabares en la agenda para que pasásemos tiempo juntos y me encontraba muy bien a su lado. No estoy ni siquiera triste. Cuando descubres que te han engañado, la sensación se acomoda a medio camino entre el despecho y el arrepentimiento por haber confiado en esa persona. Ha sabido mentir estupendamente. No voy a escribir frases tipo “nunca confiaré en nadie más”, “todos los hombres son iguales”, etc. De momento no me apetece conocer a otro chico, pero no sería justo encarrilar axiomas.

Anoche me enfadó que, encima, se hiciese la víctima. ¿Quería dar pena? Naturalmente, sabía que tenía la culpa y se comportó de esa manera para mitigarla. Hacerse la víctima es el arma de los manipuladores.

En fin, ha sido decepcionante. No arregla nada arrepentirme de haber salido con él, al contrario. Supongo que en poco tiempo sacaré esta astilla. No sé si quedará cicatriz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s