Tropiezo

IMG_20180627_225446

El último vestigio del sistema que no ha sido absorbido por la dinámica capitalizadora es el amor. No se puede comprar y la manera en la que se obtiene se escapa de nuestra capacidad de acción. Por eso, no cabe empecinarse en lo que no es posible. Retirarse de la batalla a tiempo también es una victoria.

Iba pensando en mis cuitas mientras aceleraba el paso para llegar a tiempo a ver El mundo es suyo. Divertida sátira del empresario español que no se achanta ante la dictadura de lo políticamente correcto. Está protagonizada por dos sevillanos típicamente sevillanos. El humor andaluz nace del “olé, qué arte”; el manchego se fundamenta en el “jaja menudo cateto”. Mientras el Estado subvencione a cómicos (sic) como Mota, seguirá siendo así. En fin, la película es muy graciosa y sirve para evadirse un rato. Al regresar, ha vuelto la realidad y, haciendo leña del árbol caído, bueno, de la ilusión caída, me he tropezado con una reja deforme de alcantarilla. No me he dado de bruces contra la acera, y al segundo me ha agarrado del brazo un hombre encantador. Nos hemos mirado a los ojos –bueno, él llevaba gafas de sol-, en un instante que ha durado una eternidad. Esquivo gélidamente el daño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s