Nocturno

Acabo de asomarme un rato por la ventana. Hay bastante gente, aunque los bancos están desocupados. Parejas que ríen y se dan besos furtivos. Solitarios con bolsas de la compra –cada vez cierran más tarde los supermercados-. Jóvenes haciendo del móvil un walkie-talkie con sus notas de voz. Han cambiado el panel publicitario de la esquina: ahora se anuncia una obra de teatro titulada Tres deseos. Y empiezo a pensar cuáles pediría si se presentara la oportunidad. Me bastaría con uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s