Estar ahí

IMG_20180513_124942

Metro de Barcelona, 28/IV/18

“No te contesté ayer porque se murió mi abuelo, Sofi. Y estuve desconectado”, me escribe D., que vive en A Coruña. La necesidad de la comunicación telemática en determinadas relaciones termina cuestionando la realidad de las mismas, y en momentos como la noticia recibida esta mañana queda patente la falta de lo corpóreo, que de ninguna manera se puede suplir. Muchas de mis amistades viven a kilómetros y la llama se mantiene gracias a encuentros anuales y a la frecuente comunicación, pero esta última, realizada a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos o whatsapps resulta insuficiente cuando lo que verdaderamente ayudaría, en ciertos contextos, es la compañía silenciosa o un abrazo callado; estar presente, en definitiva.

Un pensamiento en “Estar ahí

  1. Es duro no poder estar cerca de los amigos más preciados cuando sufren pérdidas y nuestra compañía puede servir de consuelo; también lo es cuando no puedes compartir con ellos celebraciones y otros momentos especiales.
    La amistad ausente también existe y puede llegar a ser tan honda como la amistad en presencia cotidiana. Lo importante es “sabernos”, acompañarnos en la distancia “sabiéndonos”, porque será como si no hubiera transcurrido el tiempo cuando nos volvamos a ver.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s