Torrijas

IMG_20180329_114125

Poco que añadir…

Hablábamos hace meses en el almanaque de la cabalgata de Reyes. Leo hace un rato en el ABC de Sevilla que hay gente que acampa con cachimbas para ver salir a la Esperanza de Triana. Esas costumbres no se limitan a la capital andaluza. En algunas procesiones, a veces se puede ver a algún nazareno vestido indecorosamente: zapatillas de deporte sucias, pantalones de chándal, traje demasiado corto, tuertos artificiales por la inexactitud de los orificios del capirote… De manera que uno emplea la palabra secularización por no decir chapuzas.

Que el postre tradicional estos días sea la torrija dice mucho de nuestro país. La comida de aprovechamiento, género gastronómico que nuestros antepasados cultivaron con esmero. Quizá sea el último reducto de la memoria familiar, siempre y cuando las cocine uno mismo, porque en determinados lugares las venden por unidad a precios excesivos. Pero claro, se trata de pan mojado en leche, frito y después espolvoreado con azúcar y nostalgia, y este último ingrediente no es fácil de encontrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s