Juan Belmonte

Retrato_de_Juan_Belmonte_novillero_by_Julio_Romero_de_Torres

Juan Belmonte visto por Julio Romero de Torres

Anoche perdí la noción del tiempo gracias a la prosa envolvente de Manuel Chaves Nogales. La lectura de Juan Belmonte, matador de toros, es un momento de feliz pausa literaria. Chaves Nogales acertó al construir la historia de alguien empujado por la vocación, que consiguió labrar una carrera de altibajos y glorias pese a partir de un entorno familiar disfuncional. Belmonte creyó en lo que hacía y en cómo lo hacía —se diferenció del resto de los toreros y e incluso inició un nuevo estilo—. Coleccionó un catálogo internacional de cuitas amorosas, protagonizó una época en la que el toreo era un auténtico fenómeno social, y, ante todo, reconoció sus anhelos y sus fracasos. Es en esto último donde reside el mérito del libro: MCN logra que empaticemos con Belmonte porque antepone su magnética personalidad a cuestiones profesionales. Porque nos narra el relato del hombre y vemos en él nuestra vulnerabilidad.

“No hay manera de transmitir emoción al espectador si uno mismo no la siente” Chaves Nogales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s