Juguetes rotos

IMG_20180216_200707

Un juguete roto evoca la inutilidad de un objeto asociado a la infancia. ¿Por qué se llama así la obra teatral, dirigida por Carolina Román, que se puede ver hasta marzo en el Teatro Español? Porque nos habla de un hombre que se sintió excluido en un ambiente represor que no solo no reconoció su verdadera identidad, sino que la oprimió y la vejó. La obra nos muestra las sucesivas etapas vitales que atravesó, todas ellas marcadas por el entorno —un pueblo rural de Murcia—, que le provoca una inseguridad que lo acompaña hasta que se muda a Barcelona y allí puede expresarse, paulatinamente, tal y como se siente. “Qué raro eres” le dice su primo en un episodio de adolescencia. Pero, ¿qué es ser raro? ¿Acaso es algo negativo? Yo no lo percibo como tal; al contrario, me parece loable no pretender ser una fotocopia.

Pese a que el tema que se denuncia es triste —hay otros secundarios, como la velada alusión a la epidemia de sida que sufrieron principalmente los homosexuales, y también positivos, como la celebración de la amistad, aunque este con final trágico—, en el transcurso de la representación la carcajada es recurrente. El decorado no es irrelevante: jaulas a modo de taquillas y de lámparas cuyo simbolismo es obvio; y los actores, Nacho Guerreros y Kike Guaza, llevan a cabo un trabajo soberbio.

Agradezco a Eugenio, seguidor del blog, que me la recomendara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s