iWatch

bigmac

What’d they call a Big Mac? 

Quedamos mi amiga Lucía, su nuevo novio y yo para merendar ayer. El chico quería comprarse un iWatch —el reloj de la marca Apple-, así que lo acompañamos a la tienda de Sol a cumplir su deseo. Esa tienda llama la atención porque no parece que lo es: entras y sientes que estás en un espacio sin barreras entre los objetos, los trabajadores y tú. No hay zona de cajas: se cobra el importe en el acto, después de haber sido atendido con una simpatía que roza el colegueo. Nos dirigimos a la parte de los relojes, y el novio requirió la atención de uno de los dependientes. “—¿El iWatch es compatible con mi móvil? [se lo saca]”. Es un Samsung, último modelo. “—¡Claro!”. “—¿Y podré llamar también?”. “—¡Por supuesto! De hecho, yo no paro de llamar. Mira, es que es superútil. A mí que no me gusta nada fregar, pero claro, tengo que ayudar a mi chica, cuando friego digo voy a llamar a alguien. Y mientras friego hablo tranquilamente, así se me pasa enseguida”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s