Lo pequeño

espejo van eyck (2)

Detalle del espejo del cuadro Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa (1434), de Jan van Eyck

En los periodos vacacionales, se suele otorgar una mayor dignidad a acciones que, en otros momentos, consideraríamos banales y rutinarias. Ahora que me encuentro en PM, lugar en el que la vida exige otro ritmo, ocupo las tardes en actividades que, por falta de tiempo u otros motivos que no vienen al caso, no puedo hacer en la capital, como pasear por el campo, montar en bicicleta o cocinar dulces.

Ayer, cuando comencé a organizar lo que voy a hacer en mi cumpleaños, para el que queda relativamente poco tiempo, me reconocí a mí misma ilusionada —pese a que uno llega a un punto, se supone que la madurez, en el que no se espera ya ese día y sus fastos con los nervios con los que se vive durante la infancia—. La ilusión de un nuevo camino que recorrer, de una experiencia diferente por vivir.

En un rato, tengo que empezar a preparar el postre de la cena de Nochevieja, pero quería pasarme por aquí para desearos feliz año, y para agradeceros vuestra compañía en el blog.

Un abrazo.

Un pensamiento en “Lo pequeño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s